lunes, 19 de julio de 2010

Un poeta devoto de la buena mesa





Chile es un país de muy buenos poetas. Varios de ellos ostentan no solo premios nacionales sino también internacionales: Gabriela Mistral, Pablo Neruda, Gonzalo Rojas, Nicanor Parra, y otros. Algunos de ellos tuvieron fama de ser devotos de la buena mesa y su literatura da fe de ello.
Pablo de Rokha, poeta chileno, también era un devoto de la buena mesa. Famoso por su libro “Epopeya de las comidas y bebidas de Chile”, tremebundo,sibarita y dionisíaco,se destacaba por ser un buen anfitrión y comensal. Cuentan que cuando ganó el Premio Nacional de Literatura (1965) parte de los dineros obtenidos como premio,los gastó en celebrar con una buena y bien regada comida junto a familiares y amigos.

He aquí un fragmento del libro:

“porque, si es preciso el hartarse con longaniza chillaneja antes de
morirse, en día lluvioso, acariciada con vino áspero, de
Quirihue o Coihueco, en arpa, guitarra y acordeón bañándose,
dando terribles saltos a carcajadas,
también lo es saborear la prieta tuncana en agosto, cuando los chanchos
parecen obispos, y los obispos parecen chanchos o hipopótamos,
y bajar la comida con unos traguitos de guindado …..”

2 comentarios:

Tesa dijo...

Hola, Mónica, sabroso blog que iré degustando con tiempo. Ahora sólo paso para apuntarme a este club de devotos. No soy muy comilona, porque en seguida me lleno, pero me encanta comer. Y no concibo una celebración sino se incluye una buena comida.

Muchos besos,

Mónica Alvarez Lama dijo...

Tesa:
gracias por tu visita.Este blog no solo tendrá algunas recetas sino también todo aquello que tenga que ver con alimentos y la cultura alrededor de la mesa.
También visité tu segundo blog de fotos.
Saludos