lunes, 9 de abril de 2012

Sopaipillas con guerra




Presagiando la primera lluviecita de Abril,decidí preparar sopaipillas para hacer la tarde más simpática y con su mate como valor agregado.Esta vez quise ir testimoniando con fotos el proceso hasta llegar a su punto final.En esta tarea estaba sola,sin ningún tipo de apoyo.

Mi gato Morrisey tampoco colaboró.Por el contrario.



¡Cómo admiro ahora a mis amigos bloggeros que realizan la tarea de mostrarnos el paso a paso con fotos de los festines que preparan! Yo quedé agotada,sudando la gota gorda,con el piso con harina,dos ollas por lavar: la del zapallo y otra olla grande donde hice la masa,el cedazo y el sartén de la fritura más otros adminículos culinarios menores.



Dirán que exagero pero me duelen los músculos de la espalda. Debo confesar que ésta es la segunda vez que hago sopaipillas y no se si será la última. Tendrán que ver mis 62 años? Ojalá alguien me lo aclare.Mi celular quedó lleno de harina y con un poco de masa.Ja,ja,ja...
Pero vamos a la receta mejor:



 Ingredientes

2 tazas de zapallo cocido  o ahuyama o calabaza
4 cucharadas de manteca derretida
11/2 cucharadita de sal
4 tazas de harina
1 taza de agua caliente
Aceite para freír (1/2 litro más o menos)


Preparación

Estile y pase el zapallo cocido por cedazo. Haga una corona con la harina e incorpore  al centro la manteca derretida junto con el agua, la sal, y el zapallo. Una bien los ingredientes formando una masa que no debe pegarse en la tabla y que debe quedar suave y elástica.


Usleree la masa dejándola de un espesor de ½ cm y corte círculos de 10 cms. con un molde redondo. Perfore en varias partes con un tenedor o cuchillo.


Caliente el aceite en un sartén. Ponga 4 o 5 sopaipillas en el aceite caliente, y fríalas un minuto cada lado hasta que estén doradas. Retirar del aceite y ponerlas sobre un papel absorbente. Continue friendo las sopaipillas en esta manera.








   
  Ahora a disfrutar después de tanto afán mientras espero que caigan las primeras gotas sobre Santiago.



8 comentarios:

Pilar dijo...

Seguro que las sopaipillas te parecieron el doble de ricas después de todo el esfuerzo, jiji.... eso me pasa a mi todos los años cuando hago empanadas de pino... rabeo y dijo nunca mas y después se me antojan y allá vamos de nuevo!
Me pareció muy interesante el libro de tu sobrino si quieres dale mi mail y lo entrevisto para el buscador.
Cariños.

diego dijo...

Unas galletas muy apetitosas. No te preocupes yo tengo 43 y también me duela la espalda cuando estoy haciendo algo en la cocina durante mucho tiempo. Espero que no sea la ultima vez que las hagas, tienen una pinta estupenda
Un saludo

Mónica Alvarez Lama dijo...

Pilar,le preguntaré a mi hermano y te contesto respecto a la entrevista.Supongo que sería vía cuestionario? Lo pienso porque sé que vives en los EE.UU

Cariños

Mónica Alvarez Lama dijo...

Diego:
gracias por empatizar con mis achaques.Igual valió la pena el esfuerzo.

Saludos desde Chile

Tita Cocina dijo...

Bien vale la pena el esfuerzo, las preparaciones caseras son siempre incomparable con las versiones compradas. Te felicito porque no sabía tu edad y es una maravilla que tengas un blog y que sigas vigente,eso es muy saludable.
A veces la cocina es ingrata,ensuciamos, trabajamos horas y como bien dices nos corre la gota al hacer nuestras recetas, que muchas veces no nos quedan perfectas. Pero lo importante es hacerlo con mucho cariño, amor y tomarlo como una entrtención o algo positivo.

Me encantan las sopaipillas, no hay nada mejor y me gustan con zapallo, tal como tu receta.
bss
Tita

Mónica Alvarez Lama dijo...

Gracias Tita:

tengo dos blog: este y uno de poesía.

Mantener la mente activa es uno de mis objetivos para darle más sentido a la tercera edad.Ja,ja

Rosita Vargas dijo...

Mónica éstas son las verdaderas sopaipillas caseras y sureñas,abrazos y abrazos.

Mónica Alvarez Lama dijo...

Rosita,gracias por tu aliento.Saludos cariñosos.