sábado, 27 de octubre de 2012

Amor y cocina



Escribí  este poema rimado con el fin de fusionar dos cosas que me apasionan. La poesía y la gastronomía.
Se lo dedico a mi abuela paterna, María, quién me enseñó con sus acciones que la comida realizada con paciencia y amor puede hacer felices a las personas.

En la foto aparece mi abuelita María junto a mi adusto abuelo Constantino, quién llegó a Chile cuando tenía cerca de 40 años desde Asturias y se casó con ella que tenía 15 años.






     

    Amor y cocina


Cuando el ajo y la cebolla
son pareja
y se funden en aceite
con amor,
las estrellas desde el cielo
lo festejan,
hay un guiso que se gesta
con sabor.

Los efluvios emanados
de la olla,
se pasean por la casa
sin temor,
roja carne se sumerge
sin retorno,
zanahorias y papas
con ardor.

La cocción se torna lenta
y con paciencia,
las especies confabulan
a favor,
la sal gruesa muy medida
se incorpora,
danzan juntos hermanados
con vigor.

Aquí están los comensales
y parientes,
muy ansiosos
esgrimiendo el tenedor,
gozaremos los devotos
de la mesa,
bien dispuesta
en el viejo comedor.



Mi blog con mi poesía http://monicalvarez.blogspot.com/





3 comentarios:

Osvaldo dijo...

Creo que el tema de la gastronomía habla mucho de nosotros. En mi caso no cocino, sino que pido a un delivery de comida en las condes al que acudo para mis almuerzos cada dia y es de muy buena calidad

Mónica Alvarez dijo...

Así es Osvaldo. El vínculo con nuestros ancestro nos va formando en muchos aspectos.

Saludos

Nathalia Enrico dijo...

Hola Mónica: Que buena esta entrada, da gusto conocer un poco más a quienes están detrás de los diferentes blogs.
Te mando un abrazo y que tengas una buena semana