miércoles, 7 de septiembre de 2011

El pan nuestro de cada día


El pan es uno de los alimentos que más se repite diariamente en nuestra mesa.A mi me encanta en sus más diversas preparaciones y especialmente aquellas que son las más consumidas en Chile:la marraqueta y la hallulla.Sin embargo consumo una unidad diaria y máximo una y media.Por mi consumiría unas tres diarias pero me contengo.
El pan es un alimento básico que forma parte de la dieta tradicional en Europa, Oriente Medio, India y América. Se suele preparar mediante el horneado de una masa elaborada fundamentalmente con harina de cereales, sal y agua.Para muchos el pan también tiene un sentido bíblico.Hasta en el más humilde de los hogares en pan está presente.Nuestra poetiza Gabriela Mistral,Premio Nóbel 1945,escribió un poema que lo retrata muy bien.Aquí va



Pan


Dejaron un pan en la mesa,
mitad quemado, mitad blanco,
pellizcado encima y abierto
en unos migajones de ampo.

Me parece nuevo o como no visto,
y otra cosa que él no me ha alimentado,
pero volteando su miga, sonámbula,
tacto y olor se me olvidaron.

Huele a mi madre cuando dio su leche,
huele a tres valles por donde he pasado:
a Aconcagua, a Pátzcuaro, a Elqui,
y a mis entrañas cuando yo canto.

Otros olores no hay en la estancia
y por eso él así me ha llamado;
y no hay nadie tampoco en la casa
sino este pan abierto en un plato,
que con su cuerpo me reconoce
y con el mío yo reconozco.

Se ha comido en todos los climas
el mismo pan en cien hermanos:
pan de Coquimbo, pan de Oaxaca,
pan de Santa Ana y de Santiago.

En mis infancias yo le sabía
forma de sol, de pez o de halo,
y sabía mi mano su miga
y el calor de pichón emplumado...

Después le olvidé, hasta este día
en que los dos nos encontramos,
yo con mi cuerpo de Sara vieja
y él con el suyo de cinco años.

Amigos muertos con que comíalo
en otros valles, sientan el vaho
de un pan en septiembre molido
y en agosto en Castilla segado.

Es otro y es el que comimos
en tierras donde se acostaron.
Abro la miga y les doy su calor;
lo volteo y les pongo su hálito.

La mano tengo de él rebosada
y la mirada puesta en mi mano;
entrego un llanto arrepentido
por el olvido de tantos años,
y la cara se me envejece
o me renace en este hallazgo.

Como se halla vacía la casa,
estemos juntos los reencontrados,
sobre esta mesa sin carne y fruta,
los dos en este silencio humano,
hasta que seamos otra vez uno
y nuestro día haya acabado...

4 comentarios:

Tita Cocina dijo...

Muchas gracias por tus palabras

Cariños
Tita, (no Sol)

Concha Signes dijo...

El pan, tan integrado a nuetra comida cotidiana y tan necesario.
De paso que te visito quiero decirte que en mi blog tienes un detalle para tí Mónica.
Un abrazo

Maria Paula Villanueva dijo...

El pan que convoca las presencias de los amados, que los que fueron, de los que esperan...
Tibieza de miga, valor humano!
Bello, bello!

Francisca Quintana Vega dijo...

Reconfortante texto, que nos trae recuerdos...nos lleva a las raíces de cosas puras, sencillas, imprescindibles.Hermoso poema también. Gracias por tu visita. Te sigo. Un beso.