viernes, 14 de enero de 2011

El ajo,un compañero imprecindible



Quienes cocinamos sabemos que el ajo y la cebolla son elementos imprescindibles en la elaboración de las comidas.El rey y la reina según muchos.
Durante mi primera infancia,mi nana Juana,tomaba el mortero o molcajete,echaba muchos ajos,le agregaba sal y los machacaba hasta convertirlos en una pasta.Luego le agregaba aceite,limón y lo unía todo.Acto seguido nos llamaba y a cada uno de nosotros(mis hermanos y yo)nos pasaba un trozo de pan.Encantados untábamos el pan en la deliciosa salsa y lo gozábamos.No logro dimensionar 4 niños pasados a ajo durante todo el día.Hoy lo consumo con respeto y rara vez crudo.Ja,ja,ja


Aunque posee un origen incierto,al ajo se le considera oriundo de Asia, desde donde se extendió a toda Europa, y desde allí hacia América, por medio de los conquistadores españoles.
En Egipto era consumido, ya que se le atribuían propiedades fortificantes y revigorizantes.
Durante los tiempos de la Grecia y Roma antigua, era consumido principalmente por soldados, navegantes y campesinos.

En la actualidad, el ajo es una medicina naturista y tiene una amplia utilización farmacológica. Es eficaz como antibiótico, combatiendo numerosos hongos, bacterias y virus (se ha usado en al menos un paciente con SIDA para tratar una toxoplasmosis, una enfermedad protozoaria);en el control de enfermedades cardíacas, ya que reduce el bloqueo de las arterias;reduce la presión arterial y el colesterol,incrementa el nivel de insulina en el cuerpo;controla los daños causados por la arterioesclerosis y el reumatismo. También se relaciona con la prevención de ciertos tipos de cáncer, ciertas complicaciones de la diabetes mellitus,en la reversión del estrés y la depresión.

4 comentarios:

AleMamá dijo...

¡Cuánta razón te encuentro, Mónica!, pero no puedo darme el lujo de ofender a los demás luego de una "rosca" con mi hijo por usar yo este ingrediente maravilloso en casi todo.

Mónica Alvarez Lama dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mónica Alvarez Lama dijo...

Ale:
en mi casa el ajo crudo no se come sino en contadas ocasiones.Le agrego una pinta(un cuarto de un diente)cuando preparo mayonesa.Queda deliciosa.

RosaMaría dijo...

Pues si, al igual que la cebolla cruda, es riquísimo pero mucha gente le huye. Todas son costumbres, puesto que el organismo es sabio y lo digiere bien salvo en casos específicos.
Un abrazo.