viernes, 13 de mayo de 2011

Los cafecitos de Buenos Aires



Si hay algo que me gusta de los argentinos es su cultura del café y sus hermosas cafeterías.En mi último viaje a Buenos Aires pude reforzar mi admiración por estas prácticas gastronómicas que van matizadas de una buena conversación,pausa para compartir con amigos o parientes de manera distendida.
El café Tortoni estuvo en mi itinerario como así mismo el Café La Biela,el Scuzi y el Café Victoria.Desayunar y leer diarios o tomar onces fue uno de mis placeres para nada culpables.Diría que gozosos.Increíble resultó ver que un 80% de los comensales de eran tercera edad. Disfrutaban como yo de un delicioso café con leche acompañado de unas medias lunas y facturitas maravillosas y el infaltable jugo de naranjas recién exprimido.A todo ésto debemos sumarle la agradable atmósfera y el buen servicio de atención al cliente.Lindos recuerdos.

8 comentarios:

Manuel Pinto Grunfeld dijo...

Mónica,

Este verano justamente estuve en Buenos Aires y el tema de los cafecitos es impresionante. Que manera de tomar café nuestros vecinos. Toda una cultura entorno e este brevaje, acompañado de ricos alimentos y ambientes atractivos.

A toda hora hay gente, trabajando, conversando, paseando mascotas, leyendo el diario, pololeando... Bien entretenido.

Gracias por pasar por mi blog. Te comento algo respecto a lo que posteaste allá. Y sigo tu blog; muy hapetitoso.

Muchos saludos.

Mónica Alvarez Lama dijo...

Así es Manuel,los cafecitos de Buenos Aires tienen una magia que en Chile no existe,hay una tradición,un ambiente que atrapa.

Saludines

Isabel Gargallo dijo...

Vaya lujo de café !!!!
Me encanta !!!!!
Seguro que disfrutaste de unos momentos inolvidables !!!
Besos
!http://jamondeteruel.blogspot.com/

SEFA dijo...

Hola Monica, me ha encantado verte por mi blog y ya ves aqui estoy visitando el tuyo que por lo que he vista me gusta, asi que me pasare por aqui y desde hoy te sigo.
Tengo amigos chilenos y argentinos, pero me ha sorprendido lo del café, estaba convencida que era el mate lo que tomaban todo el dia.
Te mando un abrazo desde España, Sefa

Rosita Vargas dijo...

Me gusta el buen café la lectura y la tertulia,esos pequeños momentos en Chile pasaron,los cafecitos de buenos aires tienen tradición,es gente buena para la lectura,acá somos más opacos,hace mucha falta,cariños.

Pitt Tristán dijo...

Me encanta este blog tuyo dedicado a la gastronomía, en toda su extensión, y como lugares de encuentro.
Ya sabes que en España somos aficionados a los cafés, las tapas, los bares en general y conforman todo un universo paralelo a la vida de las ciudades y los pueblos.
Hay una antigua canción de Gabinete Caligari que dice algo muy entrañable: "bares, que lugares, tan gratos para conversar, no hay como el calor del amor en un bar".
En Madrid hay un local, Dry Martini, muy exclusivo. Entramos, pedimos nuestra bebida: ginebra London Dry, bitter de naranja, vermut, piel de limón y sus magníficas aceitunas, y si hay apetito, acompañarlo con unas ostras o un delicado parmesano. Probablemente, en unos minutos charlarán con el vecino de banqueta. Y es que, no los olvidemos, las barras incitan a la conversación.

Mónica Alvarez Lama dijo...

Pitt:

gracias por visitar mi blog.Cuando estuve en España conocí algunos bares y cafés.También disfruté del tapeo.Sin embargo las atmósferas de cada país son diferentes.Cada uno tiene lo suyo en la cultura del café.
Saludos

Tesa dijo...

Este blog se merece una visita pausada, Mónica, como esa cultura del café que nosotros los españoles también tenemos, aunque de esos maravilloso cafés como los argentinos vayan quedando pocos, alguno queda.


París es otro lugar donde disfrutar de esos cafés, cambiando las medias lunas y las facuras por el cruasán.

Un beso, Mónica